Claudia Ruschena
Guía Turística - móvil ++39/338/6358857 

E-mail : claudia@lagomaggiore-tour.it

www

Excursiones en el Lago Mayor con visita turística con guía a los jardines de
Villa Taranto, Isla Bella, Isla Madre y Stresa

 

Jardines botánicos - qué visitar


Una excursión en los Lagos Mayor y de Orta tiene algo que ofrecer en cada temporada del año, también si hay temporadas en las cuales las floraciones son verdaderamente extraordinarias! Una visita turística con guía al Jardín botánico de Villa Taranto en Pallanza les encantará con sus camelias, rododendros, tulipes, el laberinto de las dalias, las ninfeas azul y morado. La Isla Madre es un verdadero paraíso terrenal, con magnolias, azaleas, rododendros y hortensias donde corren libres los faisanes plateados y dorados y los pavos reales blancos y azul. Una excursión en la Isla Bella nos ofrece un grandioso jardín a la italiana además del famoso Palacio Borromeo. Villa Pallavicino en Stresa guarda una agradable rosaleda, una de las más bonitas del Lago Mayor. Una excursión a Alpinia, sobre Stresa, nos permite de visitar un precioso jardín dedicado a la flora de los Alpes.

foto Jardines


Jardín botánico de Villa Taranto en Pallanza


Villa Taranto, el laberinto de los tulipes Además de tener una grande importancia botánica, Villa Taranto es uno de los más fascinantes jardines del Lago Mayor, un parque verdadero para deleitarse en cada temporada. En un único jardín lozano se encuentran camelias, cerezos de flor, enormes matas de azaleas y rododendros, extensiones multicolores de tulipes, el laberinto de las dalias, las ninfeas gigantes, la floración de los magnolios americanos y de las hortensias, la avenida de las coníferas y otras maravillas.
 

Jardín botánico de la Isla Madre en el Golfo Borromeo


Jardín de la Isla Madre, camelias

Situado en el centro del Golfo Borromeo, en el Lago Mayor,el jardín botánico de plantas exoticas de la Isla Madre fue creado a partir del siglo 19: se puede comparar a un paraíso terrenal con magnolios, azaleas, rododendros y hortensias, donde corren libres los faisanes plateados y dorados y los pavos reales blancos y azul. Aquí florecen muchas variedades de camelia, pero la atracción principal es el magnífico ciprés de Kashmir.

 

 

Jardín botánico de la Isla Bella en el Golfo Borromeo


Jardín de la Isla Bella, vista desde la terraza Esta isla, que está situada cerca de Stresa, es la destinación turística principal del Lago Mayor. Ya era famosa en el siglo 17, cuando fue inaugurado su jardín a la italiana, uno de los más antiguos en Italia y uno de los mas fascinantes del Lago Mayor. En la Isla Bella crecen plantas subtropicales como camelias, magnolios, kalmias, enormes matas de azaleas y tejos y bojes podados en forma geométrica y la prestigiosa colección de Coleus. De los jardines en terrazas, ricos de obeliscos y estatuas, se disfruta de un panorama imperdible sobre el Golfo Borromeo y Stresa.

 

Jardín botánico de Villa Pallavicino en Stresa


Este jardín se encuentra cerca del centro de Stresa y acoje a los visitantes con cipreses en forma de arco. Subiendo en la parte más alta, entre árboles de secuoya y tuliperos, entre matas de rododendros y de hortensias, se abren delante de nosotros estupendos panoramas sobre el Golfo Borromeo, las Islas Borromeas, Pallanza y las montañas que lo rodean. Espectacular es la rosaleda, una de las más bonitas del Lago Mayor. El aspecto de este jardín es lo de un parque natural, hay también una cascada verdadera, el bosque y unos animales: en el jardín se encuentra en efecto también un zoológico donde se puede admirar muchos animales exóticos, muchos aves, pequeños canguros, cabritos, llamas, zebras y ciervos rodados.

 

Jardín botánico de Alpinia sobre Stresa


Jardín Alpinia, entrada Este jardín está dedicado a la flora de los Alpes y es uno de los más importantes en Italia para la conservación de las plantas adaptadas a los climas extremos. Se encuentra en efecto a 800 metros sobre el nivel del mar, el lindero entre la colina y la montaña.Aquí no se tienen que buscar plantas grandes, sino pequeñas joyas, floraciones chillonas de verano pero también muchas pequeñas obras de arte para observar de muy cerca. Las plantas de alta montaña tienen que enfrentar muchos problemas y dificultades para sobrevivir y muchas de ellas son verdaderamente raras. Una excursión el el bosque nos permite de ver las plantas autóctonas de los lagos y una charca con las plantas acuáticas. Además de las floraciones este jardín ofrece a los turistas uno de los más bonitos panoramas del mundo sobre el Lago Mayor, el Golfo Borromeo, las Islas Borromea, los Alpes y unos lagos lombardos.
Este jardín se puede también alcanzar con el teleférico desde Stresa.

 

 


¿Porqué una visita turística con guía?

Mientras que es un placer para los ojos y los sentidos pasear admirando las floraciones, es también interesante saber lo que hay detrás del jardín que estamos admirando: ¿quien lo ha proyectado, vivido y amado? Una visita con guía les permite también de descubrir los secretos de las plantas. En efecto praticamente cada planta encierra una o más curiosidades y después de una visita turística con guía probablemente se empezará a mirar las plantas de manera diferente.Para el éxito de Sus vacaciones confien Ustedes a los conocimientos, a la experiencia y a la profesionalidad de una guía turística capacitada que trabaja con pasión y sentido del humor desde hace años. Cada visita turística con guía será organizada con esmero para corresponder a sus deseos y a sus expectativas. Gracias a los vastos conocimientos del territorio y del tiempo necesario para visitarlo, siempre hará un esmero de más con respecto de los usuales viajes organizados.

 

 

 

PARA SABER MÁS...

 

Jardín botánico de Villa Taranto en Pallanza

En cada excursión organizada en el Lago Mayor se tendría que incluir este jardín, que tiene un aspecto diferente en cada temporada. A pesar de haber sido creado recentemente, a partir de los años treinta, el jardín de Villa Taranto es lozano gracias a los conocimientos de su creador, el capitán escocés Neil McEacharn, quien, como muchos de sus connacionales, no pudo resistir al encanto del Lago Mayor. Para crear este maravilloso parque él tuvo que remodelar el terreno, ensanchar la propiedad, buscar o comprar personalmente centenares de semillas y plantas exóticas y llevarlas en Italia. Su sueño era de hacer sobrevivir las plantas tropicales al aire libre, creando un magnifico parque y él logró realizar su sueño. Este jardín es la demostración que los sueños, si se desean intensamente, se realizan! En Villa Taranto se puede caminar entre nubes de magnolios asiáticos, que florecen juntos con las camelias y los cerizos de flor, con colores delicados, o entre matas de azaleas y rododendros de cada tamaño y color, un espectáculo único en Europa, porqué en este jardín se encuentran variedades y especies raras y magníficas, la mayor parte de las cuales se abren cuando también millares de tulipes florecen formando extensiones multicolores. De verano o de otoño se puede pasear en el laberinto de las dalias (¡hay 350 dalias!), altas como una persona, admirar las ninfeas gigantes en el invernadero y las ninfeas azul y morado, admirar la floración de los magnolios americános y de las hortensias o los colores otoñales, cuando los árboles exóticos crean unos efectos cromáticos asombrosos con todas las matices de amarillo, naranjo, rojo y pardo. La visita turística con guía en el parque de Villa Taranto permite de apreciar este jardín aún más, sobretodo porqué aquí hay muchas variedades y especies de plantas que raramente se encuentran en otro lado en Europa. Se podrán descubrir las pequeñas o grandes curiosidades sobre las plantas y las flores, su utilización, su comportamiento y su origen y se podrán apreciar mejor los diferentes jardínes que forman este único, grande parque: la avenida de las coníferas y la avenida de los arces japonéses, el mausoleo, los jardínes en terrazas, la pérgola, los bosques de rododendros y azaleas y el pequeño valle. Paseando entre las estupendas floraciones, siempre diferentes según la temporada, se olvida todo lo demás y parece de estar en un remanso, un placer para los ojos y los sentidos.

 

Jardín botánico de la Isla Madre en el Golfo Borromeo

Gracias a su buenísimo emplazamiento en el centro del Golfo Borromeo, en el Lago Mayor, la Isla Madre siembre ha sido cultivada, antes con plantas útiles y desde el siglo 16 con plantas ornamentales, como jasmín, rosas, adelfas y cítricos emportados desde Génova. El jardín botánico de plantas exóticas que se admira hoy en día fue creado a partir del siglo 19. En un primer momento se cultivaron exclusivamente las camelias, a centenares. A finales del siglo 19 muchas camelias fueron reemplazadas con muchas plantas subtropicales y hoy en día cada temporada ofrece nuevas floraciones. Entre las diferentes plantas interesantes, que han transformado la isla en un paraíso tropical, gracias también a los aves de colores diferentes que corren libres en el parque, destaca el magnífico ciprés de Cachemir, con su follaje verde azul colgante, el árbol más bonito en Europa. Gracias a las numerosas variedades de camelias en la Isla Madre, muchas de las cuales fueron creadas aquí, una de las épocas mejores para visitarla es el comienzo de primavera, cuando se pueden admirar flores de cada matiz de rosa; unas flores simples, semidobles, dobles, grandes y pequeñas, incluso camelias completamente blancas. Según la temporada florecen magnolios, azaleas, rododendros o hortensias. En la isla crecen lozanos los bambú, el ciprés calvo del Norteamerica, el ginkgo biloba, las palmas, los plátanos, los cítricos, cada planta tiene su encanto, pero nada supera el magnífico ciprés de Cachemir, un árbol atrayente por su forma y por el color verde azul de su follaje colgante. Surgen del verde de los árboles y de los céspedes ingléses aves multicolores que corren libre en el jardín: son los faisanes plateados y dorados y los pavos reales blancos y azul. ¡Parece de estar en el paraíso terrenal!

 

Jardín botánico de la Isla Bella en el Golfo Borromeo

¡No se puede hacer una excursión en el Lago Mayor sin visitar la Isla Bella! En la Isla Bella la visita turística con guía empieza con el Palacio Borromeo para culminar con el magnífico jardín a la italiana, donde la naturalezza está doblegada a los caprichos del hombre, quien la modela en formas geométricas y regulares. Mientras que las únicas plantas en un jardín a la italiana son los sempervirentes, a comienzos del siglo 19, como ocurrió en la Isla Madre, también en este jardín fueron importadas plantas subtropicales como camelias, magnolias, corchos, alcanforeros y enormes matas de azaleas, una de las atracciones principales de la isla en primavera. De verano y de otoño se puede admirar la prestigiosa colección de Coleus. El jefe jardinero de la Isla Bella ganó en 2014 un premio para sus variedades de Coleus. Los pavos reales blancos contrastan agradablemente con el verde de los céspedes. Inspirado en los Jardines colgantes de Babilonia, el jardín de la Isla Bella se compone de diez terrazas colgantes decoradas con obeliscos, estatuas, balaustradas y grutas. Elemento característico del jardín a la italiana es la presencia de los sempervirentes, como el tejo y el boj, potados en forma geométrica. En las terrazas dirigidas hacia el sur crecen los agrios con sus abundantes frutos: naranjos, limoneros, cidros, toronjos y sus variedades. Aquí también los aves son el resultado de los caprichos del hombre: los pavos reales son todos blancos: ¡que contraste con el verde del césped! La subida a la terraza más alta nos ofrece una bonita vista del Golfo Borromeo, de Stresa y del jardín en terrazas.

 

 

GALERÍA FOTO JARDINES
italy flag

Germany flag

England flag

Spain flag

France flag

©2016 Claudia Ruschena Guía Turística - móvil ++39/338/6358857  E-mail : claudia@lagomaggiore-tour.it